online casino malaysiaonline casino malaysia online casino singapore casino malaysia 2020 real money online casino singapore viagra malaysia buy sibutramine slots malaysia mobile casino online malaysia Equipos Archivos - Araland Business
+34 617 032 984 / 93 589 05 13 arantza@aralandbusiness.com
Inteligencia social: ¿Qué es y por qué es tan importante?

Inteligencia social: ¿Qué es y por qué es tan importante?

La palabra inteligencia, etimológicamente, significa «saber leer entre líneas», inter- legere. Es decir, saber interpretar sucesos menos evidentes y extraer conclusiones que contribuyan a nuestro bienestar y a nuestra supervivencia como especie, habilitándonos para evolucionar y para adaptarnos al entorno. En este marco, sin duda es de vital importancia la inteligencia social o inteligencia interpersonal.

 

Tipos de inteligencia

Hay muchos tipos de inteligencias no cognitivas, hallazgo de Howard Gartner, por lo cual ha merecido muchos reconocimientos internacionales, entre ellos el premio Príncipe de Asturias 2011: inteligencia lingüística, visual o espacial, motora, lógico-matemática, musical, inteligencia interpersonal e intra personal. Este hallazgo, supuso un antes y un después, ya que la inteligencia antes siempre se había medido valorando la capacidad para adquirir conocimientos a través del indicador IQ, o coeficiente intelectual.

Howard-Gardner-tipos inteligencia

En otra línea de investigación está Daniel Goleman, el científico que más ha aportado en el campo de la inteligencia emocional, a partir de la cual ha seguido investigando y mostrando ejemplos de inteligencia social. Siguiendo a Goleman,  sabemos que el cerebro social se ha desarrollado básicamente en las especies de mamíferos que vivían en grupos, y que éste va a evolucionar como un mecanismo de supervivencia. Si el homo sapiens subsistió, fue por sus habilidades sociales, principalmente.

¿Qué es la inteligencia social y qué importancia tiene en las relaciones?

En el caso de los humanos, las relaciones de cooperación, la coordinación y la competencia han impulsado este cerebro social, y en consecuencia, la inteligencia social. Es decir, hay determinados comportamientos relacionados con la vida en sociedad, que vienen dados por un tipo de actividad cerebral determinada, situada en múltiples zonas del cerebro, pero concentradas en «la parte baja» del cerebro -sistema límbico, amígdala, entre otros. Allí, es donde se procesan las emociones, los recuerdos y donde hay una mayor actividad de neuronas espejo- frente a la actividad neuronal de la parte alta (la corteza frontal o prefrontal), donde se procesan las decisiones racionales.

En nuestra opinión, la inteligencia social es un factor determinante en la calidad de las relaciones y los vínculos entre personas, ya sean dentro de una familia, un grupo de amigos, o una empresa.  De nuevo, en nuestra opinión, la inteligencia social es lo que contribuye a que los grupos o sistemas sean entidades vivas, en constante evolución, y sobrevivan. Un individuo tiene un impacto en el sistema pero también el sistema tiene un impacto en él. Ambos se ven afectados por la relación, y a medida que esta evoluciona, son un poco más diferentes y evolucionados de lo que eran antes de conocerse.

Creemos que las empresas, en tanto que sistemas,  pueden mejorar en sus resultados, y alcanzar su punto álgido en la curva del rendimiento, cuando cultivan y cuidan lo que alimenta sus relaciones: la energía emocional y la energía relacional o inteligencia social. (¿Qué hacemos en Araland Business?)

Inteligencia emocional e inteligencia social

Goleman hace una interesante relación de las habilidades sociales y las capacidades del modelo de la inteligencia emocional:

inteligencia socialTodas ellas marcan una diferencia en cuanto a la capacidad de adaptación de un ser humano y a su capacidad para actuar «con sabiduría». Cuando por ejemplo somos conscientes de que un hecho, un comportamiento no funciona bien en un contexto, o por ejemplo un producto no se vende, o un equipo no funciona, y tratamos de hacer cualquier cambio en él, esto tiene un «correlato» en nuestro cerebro.  Estas habilidades no son verbales, sino intuitivas y discurren en microsegundos.

Conciencia Sistémica

Dejando a Goleman y continuando por la investigación, en este caso sobre el liderazgo, llegamos al interesante modelo de Bob Anderson, donde la inteligencia social se pasa a llamar Conciencia Sistémica, y se refiere a la capacidad que tiene tanto un individuo como un grupo para comprender e interpretar las relaciones que se crean en el seno de su grupo o sistema. Su modelo da forma a un interesante método de evaluación de la cultura corporativa de grupos o equipos. Aquí podéis ver un ejemplo:   leadershipcircle Lo apasionante de este tema, en nuestra opinión y más allá de los hallazgos científicos y de los modelos está en cómo aplicar este conocimiento y abordar cuestiones que nos repercuten a todos desde la perspectiva de la inteligencia interpersonal. Algunas de estas cuestiones, nos sirven como ejemplos de inteligencia social y cómo abordarla son:

  • ¿cómo reducir el estrés social y sus consecuencias?
  • ¿cómo empequeñecer el abismo entre el «yo y el nosotros?
  • ¿como desactivar prejuicios y elementos tóxicos para las relaciones?
  • ¿cómo presentarse mejor en diferentes contextos?
  • ¿cómo llevar a los grupos de personas a la cúspide de su rendimiento?
  • ¿cómo mejorar la integración de grupos diferentes (género, etnia, departamentos de una empresa, etc)?
  • ¿cómo mejorar los sistemas de justicia y reinserción?
  • ¿cómo avanzar hacia un liderazgo humanista y productivo?

elefantes inteligencia social

Con la inteligencia social tenemos a nuestra disposición un nuevo conocimiento que puede dar lugar a la mejora de nuestras relaciones, calidad de vida y resultados.

En Araland Business ayudamos en la gestión del talento, los equipos y las habilidades interpersonales, si quieres información sobre cómo podemos ayudarte a ti o a tu negocio, ¡contáctanos!

Estaremos encantados de responder a tus preguntas.

Las 4 Claves para reconocer y potenciar el Talento en nuestra organización

Las 4 Claves para reconocer y potenciar el Talento en nuestra organización

A nadie escapa que la gestión del Talento es la pieza fundamental en toda organización. De la elección y el desarrollo de las personas que formarán parte  de ella, dependerá  su éxito, no sólo en la consecución de los objetivos, también en el mantenimiento y mejora de las relaciones personales entre sus directivos y colaboradores.

Para crear una cultura de trabajo de alto rendimiento hemos de saber identificar el talento potencial, y permitir su progresión a través de oportunidades que no tienen por qué ser jerárquicas. El Talento tiene una capacidad mimética, es decir, las personas con mayor y mejor rendimiento desean trabajar con las personas de quienes pueden continuar aprendiendo y desarrollándose.

Saber reconocer qué empleados son potencialmente talentosos no es una tarea fácil: Cada persona posee habilidades y características distintas; existen factores externos como la motivación del líder, el ambiente de trabajo o el puesto que ocupa la persona en la empresa… Todo ello puede provocar que un empleado con talento no esté siendo aprovechado al máximo.

Las 4 Claves que nos ayudarán a identificar el mejor Talento para nuestra organización

Un aspecto a tener en cuenta es su interés en conocer el funcionamiento de la empresa en cualquiera de sus áreas, así como su grado de involucración con los objetivos trazados por ésta, independientemente de que éstos afecten o no de forma directa a su trabajo.

La curiosidad, orientada al constante interés por aprender cosas nuevas nos deja entrever que estamos ante una persona en continuo crecimiento personal para quien lo nuevo siempre supone un reto, no un freno.

Una persona con talento ha de ser una persona sociable. Tanto si es el líder del equipo, como uno de sus integrantes, es necesario que sepa interactuar constantemente con los demás para lograr entre todos dar lo mejor de sí mismos.

El equilibrio emocional es fundamental para el empleado con talento. Asumir ciertas responsabilidades y dirigir ciertas áreas de la empresa trae consigo una presión y un estrés que sólo aquellas personas equilibradas emocionalmente podrán asumir sin caer en el pesimismo, perder el control o tomar una decisión que vaya en contra de los intereses de la empresa.

Y una vez identificado el Talento… ¿cómo conseguimos retenerlo?

La escritora Naomi Wood afirmaba, en su obra “Mrs. Hemingway” (Viking, 2014), “talentos hay muchos, pero nunca serán demasiados”. Si hemos sabido rodearnos de talento, hemos de saber protegerlo y cuidarlo, y en la actualidad, con la irrupción de las nuevas tecnologías surgen diversos métodos para conseguirlo, aunque para ello es necesario que las empresas se adapten y desarrollen estas nuevas herramientas en su día a día. Conocer a nuestros empleados en profundidad y poder anticipar soluciones a posibles problemas futuros está más que nunca en el foco de todos los desarrolladores de Talento.

Talento – RRHH – Liderazgo – Líder – Equipo – Transformación digital – Desarrollo

 

 

Innovar utilizando herramientas de Design Thinking

Innovar utilizando herramientas de Design Thinking

Recientemente impartíamos desde Araland Business un curso sobre Design Thinking  a empresarios del Maresme, organizado por el Ayuntamiento de Mataró. El texto a continuación es un breve apunte de las herramientas que utiliza esta innovadora metodología, y que analizaremos en detalles en próximas entradas.

La principal característica del Design Thinking es que pone en primer término a las personas, utilizando técnicas propias del diseño, para fomentar la innovación en la empresa. Identifica, a través de prototipos, las necesidades reales del cliente, combinando el pensamiento creativo con el analítico, y ayuda a crear nuevos servicios y productos con los que conseguir resultados más rápidos y eficaces.

El Design Thinking nos ayuda a conocer y entender cómo están cambiando las preferencias y necesidades de nuestro consumidor en un momento, como el actual, en el que ya no hay vuelta atrás  en la digitalización de nuestras vidas. Y lo hace poniendo a nuestro alcance herramientas que nos permiten:

  • Observar, para identificar las necesidades del cliente,
  • Entender, para generar soluciones innovadoras que satisfagan estas necesidades, y
  • Crear e implementar, a partir de testar y validar, las soluciones que mejor den respuesta a éstas.

Las 4 primeras herramientas que descubrimos en el Design Thinking,VisualizaciónMapa de la Empatia, Análisis de la Cadena de Valor, y Mapas mentales nos acercan a la Realidad. Nos dan respuesta al ¿QUÉ?. Por su parte, las dos siguientes, lluvia de Ideas y desarrollo de Conceptos, responden al ¿QUÉ PASA SI…?. Entramos en la Ideación.

El Test de las Creencias y la Prototipación rápida nos introducen en la Experimentación. Con ambas encontramos respuesta a ¿QUÉ TENEMOS?. Y, por último, la co-Creación con el cliente y el Lanzamiento y Aprendizaje nos responden al ¿QUË HACE?.  Entramos de lleno en la última fase, el Lanzamiento.

Las 10 herramientas aquí expuestas nos permitirán lanzar al mercado nuevos productos o servicios de éxito, y con gran aceptación por parte de nuestro cliente.

 

 

Design Thinking

Design Thinking

pensar

El Design Thinking es innovación organizada para resolver de problemas complejos. Centrado en la persona, y motivado por la validación de hipótesis, se desarrolla en 4 fases iterativas y con 10 herramientas testadas, que combinan la empatía hacia los usuarios con el análisis del problema y los datos y la experimentación.

Consigue aunar creatividad con experimentación científica.

Araland Business está certificado en DT por Darden (Univ of Virginia).

 

Deja tus comentarios!

Si quieres saber más sobre este tema, contáctanos: arantza@aralandbusiness.com